Poesía

Mi madre tenía un lunar

Mi madre tenía un lunar, pero no un lunar cualquiera. El lunar de mi madre era de color azul. Era un lunar tatuado sin querer. Un lunar de tinta china. Contaba mi madre que alguien -no recuerdo quién- pinchó con una pluma su rostro, cerca de la comisura de los labios, justo en ese lugar en el que las artistas de la época se dibujaban uno a propósito, para estar más bellas. A ella no le hacía falta, pero ahí estaba y estuvo con ella durante toda su vida.
A veces pienso si no será la tinta inyectada en la sangre de mi madre la que hoy corre por mis venas y me empuja a escribir, sin parar.

Eva G. Madueño

-Margaritas en el mar-

https://www.libreriarayuela.com/es/libro/margaritas-en-el-mar_4270010050

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s