Poesía·Reflexiones·Relatos

Teoría de la luz

La niña se oculta entre las sombras,
abiertas las manos y el corazón,
la mirada fija en el horizonte.
Los brazos extendidos.

Quiere abrazar la luz que se derrama
a través del incendio del crepúsculo.
La casa ya no se ve tan inmensa,
ni ella tan pequeña.

Los recuerdos se ahogan en el tiempo,
su sonrisa disuelve el abandono,
y el perdón transmuta la soledad
en comprensión y amor.

Eva G.

Anuncios
Poesía

Presente

Me encuentro ante un papel vacío,
en un tiempo inerte que transcurre
entre el ayer y el mañana.

Todo lo que tengo es un espacio en blanco.

No tengo prisa, sí ganas,
y la inmensa suerte de disponer
de todos los colores del arco iris
para ir rellenando,
a mi antojo,
las imágenes que la vida
va depositando,
desordenada ─y caprichosamente─
a mi alrededor.

©Eva García Madueño.
© Cuando regrese la lluvia.

Poesía

Dejar atrás

Dejar atrás la habitación en penumbra.
Las paredes desconchadas que exhiben con desgana las marcas de humedad provocadas por la ausencia de primaveras y un exceso de lluvia.
El invierno avanzará sin piedad dejando a su paso una infinitud de flores cubiertas de escarcha.
Los pájaros abandonarán sus nidos, volarán lejos de esta habitación sombría haciendo caer en su huida las hojas del calendario.
Estallarán los cristales en mil pedazos permitiendo a la brisa mecer suavemente los visillos que aún cuelgan sobre el desvencijado marco de roble de la ventana.

Y al fin volverá la primavera.

Eva G Madueño.

Poesía

Quisiera ser

Quisiera ser

perseverante lluvia y traspasar tu alma,
haz de luz infinito que ilumine tu piel,
tierra cálida y fértil cubriendo tus raices,
marea de verdes algas -enredadas-
alrededor de tu cuerpo.

Timón que te conduzca a nuestro hogar.

Eva G Madueño.

Poesía

Maternidad

En las horas sombrías recuerdo
el amanecer de sus ojos,
Me empapo de la piel recién nacida,
de la ternura de la inocencia,
del amor incondicional
antes de las primeras gotas de lluvia,
preludio de las inevitables tormentas.
A veces necesito el recuerdo
de los días azules para entender
que detrás de todas las tempestades
se ocultan aquellas niñas curiosas
y todas las respuestas.

Eva G. Madueño

Poesía

Nocturno

Las horas pasan entre el murmullo de las alondras.
Una luz violeta cubre el inabarcable espacio alrededor. Tus pupilas se dilatan, tratan de alcanzar las mías. Mis ojos ya no te miran.
El crepúsculo da paso
a la oscuridad de esta noche
sin luna.

Eva G.

Poesía

De par en par

Abrir el corazón de par en par
y que los sueños
bailen con la brisa.

Coser mis alas a la voluntad.
Conocer los infinitos universos
que me habitan.

Aprender a mirar(me) cada día
en el reflejo del (a)mar.

Eva G.