Azul

En el azul -mar-

reposan las cenizas

de tu cuerpo marchito,

en el azul -cielo-

tu alma de mujer vuela en libertad,

en el azul -mirada- persiste tu recuerdo,

madre, tu caminar por la vida,

la calidez de tu carne,

el dulce olor de los senos

sustento de mi niñez.

En el caudal de mis venas

fluye sin tregua

la esencia de tu sangre,

el rojo latido

de tu corazón.

Eva García Madueño.

-A mi madre.

Anuncios

Insomnio

El sueño se esconde, huye como un ladrón,

se oculta al otro lado de la luna.

Una parte del mundo palpita

entre luces de neón, música

y alcohol.

He visto caricias vendidas

bajo el juego de luces a ritmo de bachata, miradas furtivas entre los acordes

de alguna vieja canción y risas

al compás del Rock&Roll.

Sin embargo esa es solo una parte

del viejo mundo.

Hay más, mucho más.

Mujeres que mueren a manos de sus “parejas”, niños despojados de infancia

y un sinfín de razones enterradas

-en la conciencia-

que emergen en medio de la oscuridad, desterrando el sueño, haciéndolo huir, impidiendo que lo atrape, o incluso,

-cuando al fin aparece-

proyectando imágenes que reflejan

la inquietante superficie

de otra cruda realidad.

Eva García Madueño.

“Insomnio”

Es primavera, sí,
y amaneces a una nueva vida.
Te vas pero permaneces.
Te vas sembrando margaritas
en el mar
para que florezcan
cada vez que sale el sol.
Es primavera, sí,
comienza un nuevo ciclo
la vida no se detiene
sé que te debes ir,
que tu sangre corre
por mis venas,
y que tu esencia
siempre estará en mí.

Te vas sembrando amor,
margaritas en mi corazón.

Eva García Madueño

“Cuando regrese la lluvia”